Gina

Ai germaneta… fa temps que t’hauria d’haver dit tot el que resumiré en aquestes línies, potser l’excusa de que esperava a que fóssis prou “grandeta” per entendre-ho seria creïble, potser si no fossis tan “grandeta” i intel·ligent.

Haig de reconèixer que fa casi dos anys la teva arribada em va sobtar. On abans hi havia silenci ara hi havia gemecs i plors. M’incomodava al principi, m’hi acostumava més tard, i finalment hi vaig arribar a trobar quelcom confortable.

Va ser estrany, paradoxal diria jo. Tota una contradicció que en aquell ambient caòtic de plors i gemecs els pares havien trobat una pau i relaxació que no havien tingut fins ara. Entre tot aquell enrenou van trobar en mi una nova Martina, juganera, riallera, trapella. Van trobar en mi una nena, res més. Ben pensat aquella nova Martina sempre hi havia estat, ells no l’havien sabut veure.

Senzillament havien de mirar més enllà de la malaltia, de la medicació, de les visites al metge, de les teràpies. Havien de mirar més enllà de la por. Tu germaneta, tan sols la teva presencia ja va suposar per mi un nou món, i pels pares també. El fet d’ampliar el camp de visió i repartir l’atenció entre les dues va aconseguir que tant ells com jo poguéssim gaudir més els uns dels altres, va ser quelcom màgic, segur que ja ho saps.

Més endavant he pogut constatar que tot té un preu…. justament sempre són les joguines que jo estic utilitzant les que més et vénen de gust tocar…. i és clar, poc hi tinc a lluitar amb tu. Jeje. Tot i així haig de reconèixer que sempre tens un moment per apropar-me alguna joguina quan veus que la busco sense èxit, o dir-me un “no ploris Martina” quan veus que estic angoixada, o fins i tot per avisar als pares quan veus que estic fent quelcom que no toca… “xivata”!!!

Tanmateix en tu trobo quelcom que no trobo en ningú més, tu em mires diferent, tu em tractes diferent. No hi ha pena ni tristor en la teva mirada, només naturalitat.

Tothom diu als pares que per algun motiu vaig anar a parar precisament als seus braços i no als d’uns altres pares. No sé si realment va ser així, no ho sabrem mai. Ells en fugen, no pas per modèstia, sinó perquè no creuen que hi hagi ningú millor o pitjor per afrontar una malaltia. No hi ha una forma millor o pitjor per fer-ho, cadascú té la seva i totes són lloables. El que si sé és que per algun motiu tu has aparescut al meu costat, no em puc imaginar cap altra germaneta al meu costat. Tu no ho saps encara, però no puc imaginar cap altra mà que no sigui la teva (i la dels pares és clar) ajudant-me a caminar… si, encara no ho saps, però aquesta mà que tant m’empenta perquè m’aparti del teu camí quan tens pressa per passar davant meu, d’aquí a un temps la lluiràs orgullosa agafada a la meva.

T’estimo germaneta, no

t’ho se dir, possiblement no t’ho sabré dir mai. Mai de veu, sempre amb la mirada. La nostra mirada.

 


 

Ay hermanita … hace tiempo que te debería haber dicho todo lo que resumiré en estas líneas, quizás la excusa de que esperaba a que fueses suficiente “mayorcita” para entenderlo sería creíble, tal vez si no fueras tan “mayorcita” e inteligente.

Tengo que reconocer que hace casi dos años tu llegada me sorprendió. Donde antes había silencio ahora había gemidos y llantos. Me incomodaba al principio, me acostumbraba más tarde, y finalmente llegué a encontrar algo confortable.

Fue extraño, paradójico diría yo. Toda una contradicción que en aquel ambiente caótico de llantos y gemidos los padres habían encontrado una paz y relajación que no habían tenido hasta ahora. Entre todo aquel revuelo encontraron en mí una nueva Martina, juguetona, risueña, traviesa. Encontraron en mí una niña, nada más. Bien pensado aquella nueva Martina siempre había existido, ellos no lo habían sabido ver.

Sencillamente tenían que mirar más allá de la enfermedad, de la medicación, de las visitas al médico, de las terapias. Tenían que mirar más allá del miedo. Tu hermanita, tan sólo tu presencia ya supuso para mí un nuevo mundo, y por los padres también. El hecho de ampliar el campo de visión y repartir la atención entre las dos consiguió que tanto ellos como yo pudiéramos disfrutar más unos de los otros, fue algo mágico, seguro que ya lo sabes.

Más adelante he podido constatar que todo tiene un precio…. justamente siempre son las juguetes que yo estoy utilizando las que más te apetecen tocar…. y claro, poco tengo a luchar contigo. Jeje. Aun así tengo que reconocer que siempre tienes un momento para acercarme algún juguete cuando ves que la busco sin éxito, o decirme un “no llores Martina” cuando ves que estoy angustiada, o incluso para avisar a los padres cuando ves que estoy haciendo algo que no toca… “chivata” !!!

Sin embargo en ti encuentro algo que no encuentro en nadie más, tú me miras diferente, tú me tratas diferente. No hay pena ni tristeza en tu mirada, sólo naturalidad.

Todo el mundo dice a los padres que por algún motivo fui a parar precisamente a sus brazos y no a los otros padres. No sé si realmente fue así, no lo sabremos nunca. Ellos huyen de esto, no por modestia, sino porque no creen que haya nadie mejor o peor para afrontar una enfermedad. No hay una forma mejor o peor para hacerlo, cada uno tiene la suya y todas son loables. Lo que sí sé es que por algún motivo tú has aparecido a mi lado, no me puedo imaginar ninguna otra hermanita a mi lado. Tú no lo sabes aún, pero no puedo imaginar ninguna otra mano que no sea la tuya (y la de los padres claro) ayudándome a caminar… si, aún no lo sabes, pero esta mano que tanto me empuja para que me aparte de tu camino cuando tienes prisa para pasar delante de mí, dentro de un tiempo la lucirás orgullosa cogida a la mía.

Te quiero hermanita, no se decírtelo, posiblemente no te lo sabré decir nunca. Nunca de voz, siempre con la mirada. Nuestra mirada.

One thought on “Gina”

  1. Lo próximo escribir un libro. Tenéis madera de ello!!! Un relato precioso. ADELANTE!!! Un fuerte abrazo.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *